LA PROATIVIDAD


Proactividad es una actitud en la que el sujeto u organización asume el pleno control de su conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto.

La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer.

El término proactividad lo acuñó Viktor Frankl un neurólogo y psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración nazis, en su libro Man's Search for Meaning (El hombre en busca de sentido, 1946). Años después el término se popularizaría en muchos libros de autoayuda, desarrollo personal y empresarial gracias al best-seller "Los siete hábitos de las personas altamente efectivas" del autor Stephen R. Covey.



  • Primer hábito: "Sea proactivo" Principios de la visión personal
  • Segundo hábito: "Empiece con un fin en mente" Principios de liderazgo personal
  • Tercer hábito: "Establezca primero lo primero" Principios de administración personal.
  • Cuarto hábito: "Pensar en ganar" Principios de liderazgo interpersonal.
  • Quinto hábito: "procure primero comprender y después ser comprendido" Principios de comunicación empática.
  • Sexto hábito: "La sinergia" Principios de cooperación creativa.
  • Séptimo hábito: "Afile la sierra" Principios de autorenovación equilibrada.

(Sin embargo, tanto la palabra proactividad como la palabra proactivo, no están aceptadas por la Real Academia Española. En castellano se pueden utilizar, por ejemplo, términos como iniciativa o persona con iniciativa).




DIFERENCIA ENTRE REACTIVO Y PROACTIVO:

Las personas reactivas


Se ven afectadas por las circunstancias, las condiciones, el ambiente social... Sólo se sienten bien si su entorno está bien. Centran sus esfuerzos en el círculo de preocupación: en los defectos de otras personas, en los problemas del medio y en circunstancias sobre las que no tienen ningún control. No tienen la libertad de elegir sus propias acciones.



Las personas proactivas

Se mueven por valores cuidadosamente meditados y seleccionados: pueden pasar muchas cosas a su alrededor pero son dueñas de cómo quieren reaccionar ante esos estímulos. Centran sus esfuerzos en el círculo de influencia: se dedican a aquellas cosas con respecto a las cuales pueden hacer algo. Su energía es positiva, con lo cual amplían su círculo de influencia.


¿Qué no es proactividas?

La proactividad no tiene nada que ver con el activismo o la hiperactividad. Ser proactivo no significa actuar deprisa, de forma caótica y desorganizada, dejándose llevar por los impulsos del momento.



Las personas que tienen el hábito de la proactividad no son agresivas, arrogantes o insensibles, torpes como defienden algunos tópicos, sino que se mueven por valores, saben lo que necesitan y actúan en consecuencia.

El concepto opuesto es el de reactividad, o tomar una actitud pasiva y ser sujeto de las circunstancias y por ende, de los problemas. La definición extendida por Stephen R. Covey dice que la conducta individual es función de las decisiones propias y no de las condiciones.


Este término, que procede del griego, está compuesto por dos palabras («pro», preposición griega: pro-, que significa ‘a favor de’, y «actividad», que significa ‘eficiencia de obrar’, ‘diligencia, eficacia’, término griego: activitas, activitatis)

De: Wikipedia

Algunas características de las personas proactivas son:
  • Busca respuestas a problemas de difícil solución en vez de espera a que suceda algo.
  • No se limita a efectuar las actividades que se le solicitan sino que crea nuevas oportunidades por medio de la búsqueda de información.
  • Adapta su manera de hacer a las condiciones del entorno
  • Tiene capacidad para subordinar los impulsos a los valores
Desarrollar una conducta proactiva ayuda a afrontar problemas, prever consecuencias y orientarse a la innovación, de manera que cada persona pueda mejorar su competencia personal y profesional.

La capacidad proactiva implica competencias como búsqueda de información, trabajo en equipo, iniciativa, aprendizaje continuo.


Conducta:
  • Capacidad de actuar rápida y decididamente ante situaciones problemáticas y no esperar a que los problemas se solucionen solos o los solucionen otros.
  • Capacidad de modificar la forma usual de realizar el trabajo por otra que le haga ser más eficiente de forma que mejore el servicio y genere mejores resultados.
  • Conoce sus fortalezas y sus debilidades.
  • Gestiona positivamente sus emociones y su actitud.
  • Manifiesta sus opiniones de forma asertiva.
  • Confía en sí mismo/a y le gusta asumir retos.
  • Toma la iniciativa y emprende la acción.
  • Actúa con decisión y determinación para alcanzar sus metas.
  • Afronta positivamente el cambio y la incertidumbre.
  • Transforma los problemas en oportunidades.
  • Es perseverante y no abandona a la primera de cambio.
  • Está dispuesto/a a cambiar el rumbo de la acción hasta alcanzar los resultados que desea
  • Asume sus fracasos y los considera como oportunidades de aprendizaje
  • Genera nuevas ideas y estrategias para resolver los problemas y las dificultades
  • Es inconformista, desafía lo convencional y anticipa futuros escenarios

“Si no somos parte del problema no podemos ser parte de la solución. Y por tanto no tenemos poder para influir en los resultados“ (Freddy Kofman)

El modo en el que nos enfrentamos a las dificultades es lo que marca la diferencia.


Y Gandhi dijo: «Ellos no pueden quitarnos nuestro autorrespeto si nosotros no se lo damos». (Es adueñarnos en cómo queremos reaccionar ante esos estímulos exteriores)

Para empezar, lo que nos daña, mucho más que lo que nos sucede, es nuestro permiso, nuestro consentimiento a lo que nos sucede.



No hay comentarios:

Publicar un comentario