SÍNDROME DEL NIDO VACÍO


PROCESO DE DUELO

Marcado por una sensación general de soledad, llegando a manifestar sintomatología ansioso-depresiva, que los padres u otros tutores pueden sentir cuando uno o más hijos abandonan el hogar (independizarse existen diferencias si es el hijo o la hija, casarse, irse a la universidad, trabajar lejos de casa,...). Más común en las mujeres ("Mamás gallinas).

Un lazo maternal o paternal fuerte entre uno o ambos padres y su hijo puede empeorar esa condición (Apego patológico).

Más importante en los tiempos modernos, ya que las familias numerosas son menos comunes que en generaciones pasadas y las personas mayores comienzan a vivir solas.

Otras culturas (África, India, Medio Oriente, Este Asiático); Los ancianos son altamente valorados y respetados, se considera que sus descendientes tienen la obligación de cuidarlos; por consiguiente no es tan frecuente el síndrome del nido vacío en estas sociedades. Riesgo actual: Globalización, los valores tradicionales han entrado en conflicto con la occidentalización de las costumbres (Ej. Hong Kong).



MANIFESTACIONES PSICO-EMOCIONALES:
  • Profunda sensación de soledad y abandono. 
  • Sentimientos de inutilidad. 
  • Falta de motivación por cosas nuevas y desinterés por las habituales. 
  • Sensación de pérdida de control. 
  • Sentimiento de tristeza y profundo pesar. 
  • Angustia. 
  • Ansiedad. 
  • Depresión. 
  • Miedo al distanciamiento y al desapego 
  • Miedo a la desprotección del hijo (madres hipe-protectoras). 
  • Enfado. 
  • Anhelo. 
  • Emancipación, alivio.

MANIFESTACIONES FÍSICAS:
  • Vacío en el estómago.
  • Opresión en el pecho.
  • Opresión en la garganta.
  • Hipersensibilidad al ruido.
  • Sensación de despersonalización: Camino calle abajo y nada parece real, ni siquiera yo...
  • Falta de aíre.
  • Debilidad muscular.
  • Falta de energía.
  • Sequedad de boca.


PERFIL DE LA "MADRE GALLINA" CON SÍNDROME DEL NIDO VACÍO
  • Mujer de mediana edad, principalmente ama de casa.
  • Mujer que ha renunciado a sus proyectos profesionales.
  • Mujer que ha potenciado su rol y funciones de madre y cuidadora principal de la familia. Olvidando otras áreas de su vida (profesional, relacional, personal...)
  • Mujer que controla y maneja "su mundo", por lo que le molesta excesivamente y le cuesta adaptarse a los cambios y crisis vitales. 
  • Mujer con pocas o nulas actividades extrahogareñas, de ocio propio, proyectos personales. 
  • Mujeres que establecen apegos patológicos.
  • Mujer con actitudes más tradicionales al rol materno. 
  • Mujer sola, madre soltera, viuda o separada, que ha volcado sus proyecto de vida en sus hijos.
  • Mujer cuyo matrimonio no va bien, ni antes ni después de la marcha de los hijos.
  • Mujer a la que le cuesta pedir ayuda, se avergüenza de su situación y sintomatología.
  • Mujeres que previamente han manifestado cuadros ansioso-depresivos, dependencia emocional obsesiva, con pérdidas maternales u otras pérdidas,...
  • Mujer que experimenta simultáneamente otros cambios de vida o que no tiene otra alternativa disponible para la transición de este síndrome.
  • Mujer que se encuentra en desfase relativo a la edad o pautas de vida            (Dis-sincronía del nido vacío).


MANIFESTACIONES COGNITIVO-CONDUCTUALES:
  • Incredulidad
  • Confusión
  • Preocupación
  • Sentido de presencia
  • Alucinaciones
  • Trastorno del sueño
  • Trastornos alimentarios
  • Conducta distraída
  • Aislamiento social
  • Soñar cosas relacionadas con la situación de pérdida.
  • Evitar recuerdos o atesorar objetos del hijo independizado. Visitar o evitar lugares que le recuerden.
  • Buscar y llamar en voz alta.
  • Suspirar
  • Hiperactividad desasosegada
  • Llorar

SATISFACCIÓN MARITAL Y NIDO VACÍO...
  • Algunos estudios apuntan a que el síndrome del nido vacío sólo es vivido de forma negativa cuando el matrimonio tiene poco que compartir o previamente existen problemas conyugales importantes.
  • La satisfacción marital crece al principio de la unión, baja fuertemente con el nacimiento de los niños, aumenta cuando crecen, vuelve a sumergirse cuando atraviesan la adolescencia y en los matrimonios felices se estabiliza cuando los hijos dejan el hogar.
  • Lo normal es que exista un lógico deterioro con el paso de los años y las dificultades atravesadas.
  • Respuesta adaptativa: Ver la oportunidad de enmendar los errores y estabilizar positivamente la relación.
  • Fomentar la capacidad de dialogar, tolerar las diferencias, reírse de los mutuos errores, iniciar actividades conjuntas, ser creativos y encontrar nuevos desafíos a la vida matrimonial y personal.








PERSONAS SOLAS Y NIDO VACÍO...
  • Posibilidad de adoptar una mascota puede ser una manera de canalizar la sintomatología y redirigir nuestro rol cuidador en algo positivo.
  • Oportunidad para dedicar más tiempo a si misma, al autocuidado y realización de actividades que nunca hicimos por falta de tiempo.
  • Oportunidad para establecer nuevas relaciones que aporten nuevas experiencia y satisfacción en nuestras vidas.

CÓMO SUPERAR EL SÍNDROME DEL NIDO VACÍO
  • Aceptar que nuestros hijos han crecido
  • Afrontar la ausencia de manera positiva. "Nuestros hijos no nos pertenecen, son hijos de la vida". Pensar que han seguido su camino igual que nosotros los hicimos, que son valientes y sentirnos orgullosos de ellos.
  • Pensar que a partir de estos momentos podremos disfrutar de más tiempo libre, realizando actividades que nos gusten, nos distraigan,...
  • Posibilidad de realizar nuevos proyectos y planes, retomar actividades.
  • Posibilidad de establecer nuevas relaciones de amistad y/o de pareja.
  • Comunicarse. Compartir abiertamente los sentimientos con los hijos y pareja, esto ayuda a reforzar los lazos y superar ese sentimiento de vacío y soledad.
  • Retomar la vida de pareja y disfrutar de un periodo de mayor intimidad.
  • Búsqueda de ayuda médica y psico-terapéutica en caso necesario (depresión).


NUESTROS HIJOS Y EL NIDO VACÍO...
  • Cambiar el significado de la relación materno-paterno-filial: La relación con los hijos no se terminó, se modificó. Verla como una oportunidad para enriquecerla.
  • Buscar nuevas maneras para estar en contacto con ellos: Teléfono, carta, internet,...
  • Evitar chantajes emocionales y reclamos, que les hagan sentir que son malos hijos, culpables y atados al amor materno o paterno.
  • Modificar roles. Usted seguirá siendo su madre-padre, pero ya no son las mismas personas. Han evolucionado, han avanzado en la vida.
  • Convertirse en madre-padre y consejero de su hijo adulto puede ser una tarea vital y debe aprender a tomarla como una renovada responsabilidad cada día.


Por la Psicóloga Nuria Esther Vega López 


No hay comentarios:

Publicar un comentario